Desde siempre me ha gustado fotografiar a mis gatos. Creo que todos los que tenemos sentimos la necesidad de plasmar la belleza de un gran felino contenida en esa pequeña porción que podemos acurrucar con nosotros y dejar dormir horas y horas en nuestro regazo.

La naturaleza nos regala el placer de experimentar la sensación de contacto animal con una especie increíblemente especial.

   

Los comentarios están cerrados.